El Barça se pasea ante el Madrid en la final de la Copa del Rey

Publicado Por el 21 de Feb de 2010 | Sin comentarios


80-61. El marcador del Bizkaia Arena no engaña. El equipo catalán ha sido superior de manera insultante al Real Madrid, que sufre una de sus más dolorosas derrotas ante su histórico rival.

El de hoy es el primer tropiezo serio de Messina al frente del Madrid, de los que no tienen marcha atrás. Es la tercera batalla en la que sucumben ante el Regal Barça, en el aspecto táctico, en el físico y en el tiro. En todos fue mejor el conjunto azulgrana, que pasó como un huracán por la final. Tanto que al partido le sobró la segunda parte.

La batalla pareció real en el inicio, pero fue un espejismo que duró poco. El buen arranque de Jaric, con siete puntos en el primer cuarto, sostuvo a los blancos, que fueron siempre a remolque en el marcador. El Madrid dominaba el rebote ofensivo, sí, pero las sensaciones no eran buenas. No había un buen movimiento de balón y la defensa azulgrana asfixiaba a los blancos. Algo iba a explotar en el Bizkaia Arena y Fran Vázquez se encargó de hacer prender la mecha.

Xavi Pascual ganó la batalla táctica a Messina y consiguió que Ricky estuviera en cancha cuando más daño podía hacer. Y el gallego hacía daño por dentro. Llega más alto que ninguno de sus rivales, bien para machacar, bien para barrer rebotes. Suficiente para que al descanso el partido estuviese en cuarentena, con 14 puntos de ventaja para los azulgrana.

Pero todavía quedaba más. Más recital de un Regal Barça con hambre de ganar y hacer daño. Daño moral, con una diferencia que alcanzó los 27 puntos al final del tercer cuarto. En esos momentos el Barça escenificó su superioridad absoluta y el Madrid dimitió del partido. Bajó los brazos y se deshizo ante la mirada de un desesperado Ettore Messina. La reacción era imposible, como lo es cuando hay tanta diferencia. El Madrid pareció admitirlo en la segunda mitad y sólo el coraje de Llull y Felipe Reyes evitó una sangría mayor. Ante un Barça así, es difícil hacer mucho más, pero del conjunto blanco se esperaba hoy otra cosa.

Vía | Marca.com

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *