Mike Brown, nuevo entrenador de Los Ángeles Lakers

Publicado Por el 28 de May de 2011 | Sin comentarios


Después del final de “la era Phill Jackson” una de las grandes incógnitas era saber cual sería su sucesor en el banquillo.

Una decisión extremadamente complicada y que requería todo el cuidado posible, pues los ecos del maestro Zen resuenan todavía en las paredes de los vestuarios del Staples Center y no va a ser difícil borrar su huella.

El responsable de tomar el mando de la nave será Mike Brown, ex entrenador de los Cavaliers de LeBron, lo cual le llevó a ganar el título de entrenador del año en 2009, y que ha llevado a los Cavs a unas finales de la NBA, pero que no cuenta con ningún anillo en sus manos.

Dicha decisión, lamentablemente, se ha tomado de manera bastante unilateral por parte de la directiva Laker, en concreto por Jim Buss (cuñado de Phill Jackson e hijo del dueño de los Lakers), que no ha consultado a la rama más importante del árbol del equipo: los jugadores.

Aquellos con los que el entrenador debe desarrollar su día a día, su química y su empatía para lograr encender una chispa que encienda los ánimos de estos Lakers. Todo se ha hecho mal. Kobe Bryant, posiblemente el jugador más importante de la franquicia, no ha tenido ni voz ni voto en esta decisión, ni siquiera le han preguntado, y parece ser que Brown no era precisamente su favorito en la quiniela para entrenador de los de púrpura y oro. Tampoco convencía al veterano Derek Fisher, que parecía decantado por el actual segundo entrenador, Bryan Shaw, que sería la apuesta de continuidad después de Jackson, un entrenador forjado en el actual juego de los Lakers que daría estabilidad y continuidad al ahora acabado y enterrado proyecto de Phill Jackson.

¿Se avecinan problemas en LA? Me gustaría pensar que no, pero me cuesta creer que todo va a ir como la seda.

Un fantástico análisis de la situación lo hace, como siempre, el gran Antoni Daimiel, que desde su blog en plus.es nos da las claves de este fichaje y su punto de vista personal e intransferible.

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *