Nuevo convenio colectivo en la NBA, nuevo problema

Publicado Por el 16 de feb de 2010 | Sin comentarios


Según informa Ken Berger en CBS Sports, la NBA ha remitido a la Asociación de Jugadores una primera oferta de renovación del convenio colectivo que expira al final de la temporada 2010-2011, es decir, en poco más de un año. Como era de esperar, los propietarios  intentarán desesperadamente recortar gastos, ya que la otra pata de la ecuación, los ingresos, están seriamente afectados por la crisis económica, hasta tal punto que la mayoría de las franquicias NBA se encuentran en pérdidas.

Actualmente, la NBA tiene un sistema salarial basado en un tope salarial blando –soft cap-. Su alternativa, hard cap, es más fácil de entender. En ella, el total de salarios pagados por un equipo no puede pasar una determinada cifra y existe un salario mínimo establecido.

Las excepciones son mínimas y su impacto es menor. Por tanto, el gasto salarial de la usando un hard cap está constreñido entre unas bandas muy estrechas. Dicha circunstancia tiene varias ventajas para los propietarios:

  • Su gasto salarial es muy predecible.
  • La igualdad entre equipos es notablemente superior a ligas con límites blandos.
  • El valor financiero de las franquicias es superior al disminuir su riesgo

La NBA, por el contrario, tiene  un soft cap. Los equipos se enfrentan a un límite salarial de 58.7 millones de dólares. No obstante, existen variadas excepciones que permiten a las franquicias estar por encima de dicho límite, como la Bird exception o la Mid-Level exception… la casuística es muy amplia. Para evitar que el salario se dispare, el convenio prevé otras normas que intentan evitarlo pero nunca tan efectivas como sería un tope salarial duro. Además de que existe un salario individual máximo, los límites salariales se establecen en función de un porcentaje de los ingresos de las franquicias, en concreto el 57%. Por otro lado, para desincentivar que las franquicias poderosas financieramente tengan nóminas muy elevadas, se establece un impuesto de lujo que está situado en 70 millones de dólares. Por cada millón que una franquicia esté por encima de dicha cifra, deberán pagar una multa de un millón de dólares que se reparte entre los equipos por debajo de dicho límite.

Derek Fisher, Presidente de la Asociación, ya manifestó días atrás que no aceptarían una rebaja salarial significativa. Es normal que los jugadores estén con la mosca detrás de la oreja. El efecto en las estrellas dependería de si los límites individuales se mantienen y de cómo se mantienen.

Vía | CBS Sports

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>